sábado, 8 de marzo de 2014

Por la sangre que me corresponde…

Piedras rodantes1
Con alegría y placer he leído los últimos posts de dos de mis compañeras de equipo en este sencillo proyecto de blog comunitario.
Sobre ellos quisiera comentar, a modo de post, mis impresiones. Y es que así como hermosa me pareció la idea de crear un blog que nos volviera a reunir; un blog que nos diera la oportunidad de compartir, como solíamos, nuestros momentos, nuestras ideas e impresiones, igualmente legítima me pareció la pregunta What’s happening dears? de nuestra compañera Santorini, al constatar que una especie de silencio parecía haberse instalado en él a tan poco tiempo de su nacimiento.
Haciendo justicia a la diversidad de caracteres de quienes formamos este pequeño conglomerado llamado Sangre Magenta, no se puede perder de vista que cada una de nosotras aporta sensibilidades y experiencias diferentes, las que curiosamente nos pusieron a compartir ruta en algún momento de nuestras vidas.
De igual modo, haciendo justicia a lo que fue la génesis de este blog, fue precisamente ese recuerdo, el de la afinidad, más allá de cualquier diferencia, el que nos trajo hasta acá en plena libertad de acción, para que cada una aportara su bagaje, su emoción. Y, sin dudarlo, cada quien en sus tiempos.
Mucho se ha discutido acerca de la presunta desaparición de los blogs. La proliferación de una multiplicidad de redes sociales han hecho creer, tal vez malamente, que este canal de expresión ha quedado demodé.
No creo que Twitter sea el asesino del blog. Creo que Twitter, entre otros productos de nuestra cultura, no es si no un síntoma de algo. Algo que muy bien señala Orgasmo en su último post: el gusto por la inmediatez. Inmediatez en todo sentido. Por querer saber cuántos se detienen a leer lo que uno pueda publicar; inmediatez en la reacción de responder, de comentar. En fin. No creo que sea el momento de hacer un análisis de los "por qué" de esa hambre por la inmediatez. Esto no porque no se me ocurra, al menos, un par de ideas al respecto, si no porque, desde mi tribuna, creo que ello aplica sólo cuando las publicaciones están motivadas por un afán diferente del de la buscada cercanía, la que, a mi juicio fue la que dio nacimiento a Sangre Magenta.
En lo que a mi respecta, y con el mayor respeto y amor, la voluntad de unirme a este blog no obedeció si no al deseo de estar en contacto con cada una de ustedes. De saberlas, de leerlas, de intuirlas, como antaño. Sin perder en este deseo la cuenta de que, para ninguna de nosotras, el tiempo se ha detenido. Nuestras vidas no se han detenido en él. Han continuado. Nuestras metas probablemente han cambiado. Incluso, es posible que nuestras veredas de observación ya no sean las mismas, o nuestra plataforma de sentimientos se haya visto modificada… No lo sé. Pero… Qué linda era la idea de saberlo a través de vuestras líneas! Y claro, nadie, creo yo, pensó en catedráticos posts, o en una sobre saturación del servidor de blogger, ni mucho menos. Y tal vez, por este mismo deseo de conectarme, simplemente las extrañé y me extrañó el silencio...

Cierto. Roma no se construyó en un día. Más cierto aún, se necesitó la voluntad, al menos, de casi todos los romanos para convertirla en la grandeza que hoy admiramos.





8 comentarios:

  1. :) Sigue siendo lindo Athe, segurà siendo lindo.... Ya veràs. Es cosa de tiempos y ajustes creo yo, nada mas. Un abrazo inmenso a todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que sí! Es cosa de ajustes y de tiempos ;)

      Eliminar
  2. Exacto, ajustes y tiempos, destiempos y contratiempos, contrapuntos uníos! Cierto que Roma no se construyo en un día, cierto que todos los caminos pueden llegar a Roma, cierto que una vez en Roma no sabes a dónde llegan los caminos en su interior! Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Arrieros somos y en el camino nos encontraremos... Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Hola a todas. Vengo leyendo los posts. Estoy de acuerdo, totalmente, en lo que expresás en este,Athenea. Mis tiempos se complicaron un poco, sumado a que una es dispersa y busca el momento "perfecto" para comentar, redactar post,etc...Pero me encanta sobremanera lo que leo. Disfruto mucho de la sensibilidad que destilan los posts del blog, calidez..Me hace mucho bien leerlas..Un beso a todas.

    ResponderEliminar
  5. Fío querida,

    Qué alegría que estés poniéndote al día y que estés poniéndote al día! Te dejo un abrazo enorme :)

    ResponderEliminar